Saltar al contenido

Mochi de fresa y judías rojas dulces (Ichigo Daifuku)


Experimente una sorprendente fusión de postres de estilo japonés y occidental con estos mochi de fresa y judías rojas dulces, o ichigo daifuku. Creados por primera vez en la década de 1980, los ichigo daifuku son una auténtica delicia japonesa que consiste en grandes y jugosas fresas, una capa de pasta dulce de judías rojas y una capa exterior de mochi masticable. Disfrute de estas delicias dulces como un tentempié indulgente, parecido a una trufa.

Para 3 personas

Ingredientes

80 g de harina de arroz shiratama
120 ml de agua
6 fresas medianas
180 g de pasta de judías rojas
2 cucharadas de almidón katakuri ko en polvo
20 g de azúcar

Cómo prepararlas

  1. Primero vamos a preparar nuestras fresas quitándoles el tallo, enjuagándolas y secándolas con un paño de cocina. Ahora nos mojamos las manos y hacemos 6 bolitas de unos 25 g cada una con la pasta de judías rojas.
  2. Una vez hechas las bolitas de pasta de judías rojas, aplastarlas y moldearlas alrededor de cada fresa. No te preocupes si queda un hueco en la parte superior, ya que necesitarás poder cogerlas fácilmente para el siguiente paso.

  3. Pero antes es hora de hacer la masa pegajosa. Para esta masa primero tendrás que mezclar la harina de arroz shiratama con agua. Una vez que la harina esté bien mezclada sigue removiendo añadiendo el azúcar antes de verter la mezcla en un bol apto para microondas y cubrirlo con film transparente.
  4. Introduce el bol en el microondas y caliéntalo durante 2 minutos. Cuando esté hecho, mezclar la masa con una espátula de madera o de silicona y añadir una cucharadita de agua si la masa es demasiado sólida. Sin embargo, ten cuidado de no añadir demasiada agua o la masa no se pegará bien.

  5. Volver a meter el bol de masa cubierto con film transparente en el microondas durante 1 minuto más. Durante este tiempo, espolvoree un poco de polvo de almidón katakuri ko en un plato plano sobre el que vaya a aplanar la masa. No olvides ponerte también un poco en las manos para evitar que la masa se pegue.
  6. Último paso: haga una bola con la masa y sepárela en 6 trozos iguales. Aplástalos como hiciste con la pasta de judías rojas y utiliza cada uno de ellos para cubrir tus centros de pasta de judías rojas y fresas. Cuando la masa llegue a la parte superior, hazla rodar bien en tus manos para crear una bola de forma uniforme. Por último, sólo tienes que aplanar la base para crear una bonita forma y ya has terminado.