Saltar al contenido

Albaricoques escalfados al mirin


Descubra uno de los condimentos más queridos de Japón con esta sabrosa receta de postre de albaricoques escalfados al mirin. El mirin es un tipo de vino de arroz dulce que se suele añadir a los alimentos tradicionales japoneses para intensificar el sabor y añadir dulzor. En esta receta, el mirin se infunde en los albaricoques, dándoles un maravilloso sabor a alcohol que funciona deliciosamente bien con la rica crema de cardamomo.Receta cortesía de Great British Chefs.

Para 2 personas

Ingredientes

albaricoques escalfados
5 albaricoques maduros, partidos por la mitad y deshuesados
120ml de mirin
120ml de agua
3 cucharadas de azĂşcar moreno
1 anĂ­s estrellado
1 rama de canela
4 clavos
1/2 cucharadita de extracto de vainilla, opcional
crema de cardamomo:
240 ml de nata doble
3 cucharadas de azĂşcar glas
1 cucharadita de cardamomo molido
flores comestibles, secas, para decorar (opcional)

CĂłmo se prepara

  1. Ponga el mirin, el agua y el azúcar en un cazo. Remover bien. Añada el anís estrellado, la canela, el clavo y el extracto de vainilla (si lo utiliza) y póngalo a fuego fuerte y llévelo a ebullición.
  2. Bajar el fuego a medio y añadir las mitades de albaricoque. Dejar cocer durante 12-15 minutos, o hasta que estén blandos y cocidos.
  3. Sacar los albaricoques con una espumadera y reservarlos en un bol. Vuelva a poner el licor para escalfar en el fuego y cocine para reducir la mezcla de mirin a una consistencia de jarabe.
  4. Una vez espeso y almibarado, apagar el fuego y volver a mezclar los albaricoques con el almĂ­bar. Dejar enfriar completamente antes de servir o enfriar hasta que se necesite.
  5. Antes de servir, bata la nata doble y el azúcar glas hasta que se formen picos suaves. Añada el cardamomo molido y continúe batiendo para crear picos firmes en la nata montada; tenga cuidado de no batir demasiado, ya que la nata podría romperse.
  6. Pasar la nata a una manga pastelera con una boquilla grande (lisa o con forma; yo elegĂ­ una boquilla en forma de estrella). Para servir, repartir los albaricoques entre los cuencos y poner un montĂłn de nata montada.
  7. Rociar generosamente el jarabe de mirin y decorar con flores o pétalos secos comestibles.